Rubén Larrea estudia piano y solfeo durante su infancia y adolescencia con los profesores Julio García, Carolina Escalona y Ana Lahuerta. Es Licenciado en Historia por la Universidad de Zaragoza y titulado profesional en la especialidad de Canto en el Conservatorio Profesional de Música de Zaragoza, donde estudió con los profesores María Sala y Eliberto Sánchez. En la actualidad cursa un Máster Europeo en Investigación Musical y Musicología en la Universidad Internacional de la Rioja.

Su contacto con el mundo coral comienza en el año 2004, como tenor en el Coro del I.E.S. Félix de Azara de Zaragoza. En el año 2009 arranca la andadura de la Coral San Joaquín, de la que es miembro fundador y primer director. Desde entonces, ha cursado diferentes talleres y cursos de dirección y canto coral con profesionales como Alexandr Vatsek, Nicole Corti, Jordan Sramek, Alfonso Elorriaga, Javier Busto, Xabier Sarasola, Brady Allred, Martin Schmidt, Basilio Astulez, Josep Vila, Ēriks Ešenvalds o Josu Elberdin. 

 

Colabora como refuerzo de la cuerda de tenores en varios grupos vocales de la capital aragonesa (destacando la participación del Grupo Vocal Aqvilo en el Gran Premio Nacional de Canto Coral 2015) y ha sido miembro del Coro Amici Musicae del Auditorio de Zaragoza. Ha participado como solista en diferentes programas como el Oratorio de Navidad de Saint-Saëns o el Réquiem de Mozart. Forma parte de la Schola Cantorum Paradisi Portae que dirige Alberto Cebolla.
Ha dirigido la Coral San Joaquín (2009-2017), el Coro Aljafería (2013-2017), el Coro del I.E.S. Medina Albaida (2015-2016) y el Grupo Vocal Origen (2018-2020). En la actualidad desempeña la dirección artística en diferentes agrupaciones de la capital aragonesa: el Coro del Colegio Alemán y el Grupo Vocal Aqvilo; es el director fundador del Coro Hiberi Voces y del Grupo Vocal Masculino Ars Gravis. También dirige los coros municipales de Gelsa, Quinto, Belchite, Sástago y Alcorisa.